Del lado salvaje a la locura

Por: Rico Malvaez

Con 4 boletos en la mano, tres conciertos y un boleto de avión, ida y vuelta hacia Inglaterra, me dispuse a hacer mis planes y a disfrutar de un verano fuera de lo común, decidido a gozar a lo máximo y explorar los horizontes musicales, 3 bandas, 3 ritmos diferentes, 3 conciertos y dos países, bandas que se consagraron en los años 80’s y a través del tiempo se han mantenido hasta nuestros días, en el gusto de mucha gente.

Una de Heavy Metal, una de Rockabilly y una de Ska, nada fácil saber que va a pasar o cómo vamos a organizar esta gira por el Rock, pero ahí vamos, organizando el calendario de actividades que va desde parar en los bares cercanos al lugar del evento, buscar un buen menú que vaya de acuerdo con el lugar que estamos visitando y no dejar de recordar: la música, los tragos y el atuendo; son importantes para crear la atmosfera que estamos buscando y por supuesto hacernos acompañar por los aguerridos misioneros que en ese día nos toque compartir la ruta del desenfrenado evento y en orden empezamos con: Motley Crue, seguido por Brian Setzer y finalizando con Madness.

—Primera parada: Ciudad de México, Palacio de los Deportes, mayo 24 de 2011, “Motley Crue”.-

En su quinta visita a la Ciudad de México y la tercera con los miembros originales, nos presentan un show, que nos retorna a aquellos días en el Sunset Boulevard de la Ciudad de Los Ángeles, California, cuando fundada por Nikki Sixx y Tommy Lee, el 17 de Enero de 1981, deciden hacer una de las bandas más notorias y representativas dentro del Heavy, Rock y Glam Metal, “Motley Crue”.

Mick Mars, en la guitarra, Nikki Sixx, en el bajo, Tommy Lee, en la batería y Vince Neil en la voz, llegan celebrando su 30 aniversario dentro de la escena del Rock, en su gira por Latinoamérica, presentándose en la Ciudad de México, descargando su energía y dejándonos con las ganas de verlos de nuevo.

Junto a mis acompañantes de esa ocasión, Alpha, Adrián y Paulo después de haber pasado por unas jarras de cerveza y unas buenas arracheras y por la más clásica tradición de Motley Crue, tomando unos tragos de Jack Daniel’s, entramos al Palacio de los Deportes, que fuera construido específicamente para las competencias de Basquetbol en los Juegos Olímpicos de 1968, con una capacidad de 20,000 personas sentadas y 26,000 a su máxima capacidad, construido entre Octubre de 1966 y Septiembre de 1968. Lugar que abrió sus puertas en 1989, por primera vez al rock internacional, con INXS y por ser escenario

importante, para este tipo de eventos. Como: cuando Metallica tuvo 5 conciertos, llenos en 1993 y grabaron su álbum en vivo “Live Shit: Binge & Purge”, o Pearl Jam, con 3 conciertos llenos a su totalidad, por mencionar algunos. El Domo de Cobre, llamado así también, esa noche no sería la excepción de los conciertos.

Cuando llegó la hora del show, nos aproximamos a una de las entradas para tomar nuestros asientos y empezar a disfrutar el Show de esa primera noche de locura y desenfreno: “From de Wild Side to the Madness”.

Buckcherry, Banda fundada en el año de 1999 en Southern California, por Keith Nelson y Josh Todd, sería el grupo que esa noche abriría el show, para darnos una muestra de su música y dejar los ánimos encendidos para el grupo principal. Canciones clásicas que han hecho que su carrera sea consolidada con un público que los ha aceptado a través de los años, nos presentaron canciones de su más reciente álbum “All nigth long”, como: All nigth long, It’s a party, Dead, y canciones clásicas como : Lit up, For the Movies, Dead again, nos dejaron una muestra de su trabajo y capacidad musical.

Entre una tenue luz rojiza y el ruido de casi 20,000 personas aparece el grupo

Ahora sí, el turno seria para el banda más famosa y consolidada de nuestros tiempos: por su música, su vida entre escándalos, excesos, glamur, manteniéndose desde 1981 hasta nuestros días, celebrando 30 años de carrera llegan al escenario del Palacio de los Deportes Motley Crue.

Entre una tenue luz rojiza y el ruido de casi 20,000 personas aparece el grupo dejando sonar las primeras notas de una de las canciones más esperadas por todos los ahí presentes, Wild side, la locura estaba por todos lados esa noche en el domo de cobre, Saint of los Angeles, Shout of the Devil, entre otras fueron las que nos dieron esa noche de rock, al momento que Tommy Lee, baterista, sacó una pequeña botella de licor y haciéndola pasar entre la gente, nos hace entrar más en calor. A cambio recibe una bandera mexicana, la pone en la batería y empieza a tocar en un pequeño teclado, junto a la batería, las primeras notas de Home sweet home, seguida por Don’t go away mad, (just go away). Parecía que todo el ambiente estaba envuelto en una sola intención, ver en escena a una legendaria banda de Heavy Metal, que nos sigue dando mucha música y el escenario les favorece. Ver a un Mick Mars, que a pesar de tener problemas de artritis sigue dándole esa energía a las canciones a través de su guitarra, Vince Neil que sigue gustando con su tan peculiar forma de cantar y un Tommy Lee y Nikki Sixx que siguen siendo iconos del Rock Glam de la escena del Sunset Boulevard en los Angeles California.

La noche siguió su curso y en hora y media recorrimos con ellos sus mejores éxitos, con más de tres cervezas y los humos del Jack que ya se habían evaporado y la noche seguía prometiendo más. Al terminar la gente seguía a la espera de más canciones, pero fue todo. Con un gran sabor en la boca y los oídos a punto de explotar dejamos aquella noche el Palacio de los Deportes no sin antes darles un hasta luego en medio de aplausos y ovaciones por parte de todos los ahí reunidos esa noche. Al salir, no me quedó más que regresar a casa, preparar mi maleta y espera tomar mi vuelo hacia Inglaterra, donde continuaría este Tour de locura y ver de frente a otras dos leyendas musicales.

—Segunda parada: Londres, Inglaterra, Brixton Academy, Junio 24 de 2011, Brian Setzer & the Rockabilly Riot

Después de casi 3 semanas de espera en la Ciudad de México tomé el vuelo hacia la Ciudad de Londres, Inglaterra para llegar hasta mi punto de reunión en Northampton y empezar a planear la nueva ruta que nos llevaría hasta Brixton, al sur de Londres, donde nos encontraríamos en la segunda etapa del Tour, “Brian Setzer & the Rockabilly Riot”. Su música se hizo famosa en los anos 50’s en Tennessee, a cargo de Carl Perkins, Johnny Cash y hasta del mismo Elvis Presley, cuando grabaron sus mejores éxitos para Sun Records, pero esa…, esa es otra historia, que ya relataremos después.

Dentro de la gira que Brian Setzer preparó para Europa y Japón, para el verano de 2011, nos tocaría verlo en esta plaza, Brixton Academy, con una capacidad de 4,921 personas. Este sitio abrió sus puertas por primera vez en 1929 como Teatro Astoria, en 1972 cambiaría a ser el Suadown Center y en su última remodelación para el año de 1982 cambiaría a ser Brixton Academy. Bandas famosas han pasado por ahí como: Sex Pistols, que en 2007 grabara un DVD en concierto, así como Iron Maiden y Mothor Heads, Stray cats haría lo mismo en 2004, cuando después de una de sus tantas reuniones, hicieron el ahora clásico “Rumble in Brixton”.

Llegar ahí nos tomaría solamente una hora, desde Northampton, hasta Londres, donde tomamos un tren y el ya clásico subterráneo y llegar hasta el lado sur de la ciudad, con atuendo a la moda del Rockabilly. Esa tarde mi acompañante Karin y yo llegamos puntuales a la cita. Ya había gente formada esperando a que abrieran las puertas para entrar. Debo decir que este tipo de festivales son asombrosos, ver la respuesta de la gente y los atuendos que usan, yo me quedé corto en comparación con lo que la gente viste, playeras de surf con mezclillas y chamarras con el logo de Stray Cats, peinados clásicos de los años 50’s y 60’s , zapatos de dos colores, vestidos con crinolinas y suéter estilo Betty Lu.

Y la fiesta está por comenzar. Abrieron la  puertas y al dejarnos entrar se empezó a respirar el ambiente, tragos de cerveza por todas partes y de fondo la música clásica del Rockabilly. Poco a poco empezó a llegar gente al lugar, todos queriendo tener un buen sitio cerca del escenario, que ya tenía sobre sí, un set muy del estilo de garaje y un contrabajo acostado. La gente seguía llegando y nos acomodamos casi al frente, donde conocí a dos chicos de España, que trabajan en Londres como cocineros, Garry Cooper, de Ibiza y Juan de la Torre, de Madrid, que en sus tiempos libres pasean por los parques de la ciudad y buscan conciertos de Rockabilly para entretenerse. A las 8 de la noche empezó el festival.

Con la primer banda: The Caezars, banda local de Londres que ha pisado el escenario del “Boston Arms Rockabilly Blues” y teniendo gran aceptación por parte de la gente, nos dejan ver su talento musical y escénico, con canciones de su propia inspiración como: I can’t be alone, Madman, Lovin’up a storm y su himno Hail Caezars, que fue coreado por el público que los conoce. Después de su presentación, que duró media hora se despiden del escenario, no sin antes recordar que Mr. Brian Setzer está próximo a tocar.

El público se calienta y un pequeño sector empieza a danzar al estilo mush y slam

El turno es para Jim Jones Revue, banda Londinense, formada en 2004 por Jim Jones y Rupert Orton, con un estilo Garaje, punk-rock.

Se hacen presentes en el escenario para calentar más los ánimos y darnos una muestra de su música. El público se calienta y un pequeño sector empieza a danzar al estilo mush y slam, poco visto en este tipo de música, con canciones como: Burning your house down, Princess and the frog, High Horse y Shoot firts. Se despiden dejando un ambiente a punto de ebullición y dando paso a la estrella principal de esa noche.

Brian Setzer: Nació en 1959, en la pequeña ciudad de Massapequa, New York. Comenzó su carrera como cantante en 1980, aunque cabe mencionar que en 1979 formó junto a su hermano la banda, The Tomcats, que fue el antecesor de los Stray Cats, formada tras salirse el hermano de Brian para unirse con Lee Rocker y Slim Jim Phamtom.

La música interpretada por el trío se basa en la que editó en su tiempo Sun Records en los años 50`s y que fue una de sus influencias más fuertes, viene desde Carl Perkins (conocido como el padre del Rockabilly), y de Bill Haley y sus cometas. Después de tocar en muchas partes de New York y Filadelfia, la banda decide dejar Estados Unidos e irse hacia Londres, ahí se gano la atención de la gente que gustaba de este ritmo y del productor Dave Edmund, quien ayudó a la banda. Tras editar el disco Build for Speed en 1982, sus sencillos fueron éxitos instantáneos en el Reino Unido, Rock this Town, Stray cat Strut y Runaway Boys. El grupo se separa en 1984, y desde entonces se reúnen de vez en cuando para hacer pequeñas giras en Estados Unidos.

La música interpretada por el trío se basa en la que editó en su tiempo Sun Records en los años 50`s

En 1986 Brian sacó un disco como solista. Fue un gran acontecimiento musical para la gente acostumbrada a aquel sonido de Rock convencional. A mediados de 1990 forma “The Brian Setzer Orchestra”, revolucionando el Swing. Fue un proyecto muy ambicioso y logró grandes éxitos. Después sacó al mercado 4 discos, más uno de canciones navideñas clásicas. Su último álbum tributo se llama “Rock, la capacidad del Riot”.

En ese momento, en la Brixton Academy, cambio de equipo de sonido, cambio de telones que muestran dos guitarras en color verde con la leyenda “Rockabilly Riot”. Se presenta a Brian Setzer.

Ahora sí, todos tratan de ganar espacio en la parte de enfrente y los que estábamos ahí, tratábamos de mantenernos en nuestro lugar. Aunque la gente buscaba espacio no se empujaba, ¿puede ser parte de una cultura que aún no conocemos en México?, pero bueno, se acomoda todo en el escenario, apagan las luces y aparecen uno a uno los músicos que acompañan a Brian esa noche. Cabe mencionar que esa noche se presentaría en set de 3 partes que irían de menos a más hasta hacer explotar el escenario de Brixton. Esa noche, donde él mismo es su telonero, aparece del lado izquierdo del escenario con un atuendo en verde, zapatos, cinturón, saco y la guitarra del mismo color, haciéndose acompañar por un contrabajista de copete rojo. Respetos para este hombre que a pesar de su edad muestra una agilidad y una calidad musical que lo hace ser reconocido en los escenarios mundiales. Lo acompañan un baterista tipo Bobby Holly y un tecladista proveniente de Tennesse, que a su vez tocaría la guitarra con él en otras canciones más. Con las primeras notas de la canción “Ignition”, del Álbum “68`s Comeback special” saluda a la gente ahí reunida y nos deleita con un midley de canciones de Sun Records entre las que escuchamos clásicas de Carl Perkins y Johnny Cash al más característico estilo de un Rockabilly de Tennesse.

Fue un set de 40 minutos aproximadamente de música, cuando el contrabajista y el baterista dejan el escenario para dar paso a la segunda parte del show. Aparece un contrabajista más, de Nueva Zelanda y presenta a Slim Jim Phampton, en batería, lo que sería la segunda parte de tres de los Stray Cats sobre el escenario. El festival sigue: “Rumble in Brighton” fue la canción que nos regresó a esos años 80`s y a ver nuevamente a los hombres que revolucionaron este ritmo musical y que nos estaban llevando realmente del lado salvaje a la locura total, de un Rockabilly puro al 100%. “Stray Cat Strut”, “Sexy at 17”, “Runaway Boys”, fueron unas de las canciones más coreadas y el lugar parecía hervir al grado máximo cuando llegó la tercera parte del show: los 6 músicos sobre el escenario y en un mano a mano de contrabajos, se enfrentaron en una batalla sin parar; hasta Brian Setzer se unió al duelo de contrabajos y de la manera más Rockanrolera y formal: 2 baterías, 2 contrabajos, un tecladista y Brian en la guitarra hacen un cierre majestuoso con la memorable canción que era la más esperada esa noche “Rock This Town”.

Fue una noche que dejó huella: los copetes seguían erguidos y las mujeres glamorosas, todos salían y en los rostros se podían ver la satisfacción, Karin y yo solamente respiramos y nos miramos, habíamos cumplido una fecha más de nuestro Tour por esas tierras. Con calma regresamos en tren hacia Northampton. Una fecha más cumplida y solamente nos quedaba movernos 250 millas, 132 kilómetros, hacia la costa sur de Inglaterra, Norwich, para ver al icono Ingles del Ska, rock steady beat y su más peculiar estilo de “One Step Beyond”.

—Tercera parada: Norwich, Inglaterra, Bicklig Hall Park, Junio 30 de 2011, Madness.

Una semana de descanso, hacer una pequeña maleta, checar los mapas y la ruta que nos llevaría hacia Norwich, junto a Karin, Alison y Gary, lentes estilo Miami vice de colores y unos sombreros cortos, salimos hacia el encuentro de Madness, a dos horas con cincuenta minutos de distancia, en carro, desde Northampton, hasta Norwich, o Norich, como se conoce también. A media hora de la costa sur de Inglaterra, estábamos en pleno verano inglés, el sol calentaba e invitaba a salir en shorts y playeras, que poco se ven en la tierra de la Reina y gozar de las tan famosas Shandys (bebida refrescante con muy poco grado de alcohol y de moda en aquella época del año), y Cider (sidra). Nos dimos a la aventura, ¿sería la última parada en esta gira de locura?, pareciera que sí, pero la interpretación de la canción de Miguel Ríos, El Blues del Autobús, invitaba a seguir disfrutando un Verano en el Reino Unido y un nuevo plan estaba surgiendo en ese momento. Bueno, con dos paradas técnicas, para refrescarnos y disfrutar del paisaje, se sentía un viento de la costa, estábamos cerca y la emoción crecía en mí poco a poco. Tenía 11 años de edad cuando me hice del disco de Madness, un sencillo que contenía 2 canciones, el Regreso de los Palmas 7 y la clásica Un Paso Adelante, en inglés y en español.

¿sería la última parada en esta gira de locura?, pareciera que sí

Instalados en el hotel, minutos antes de salir hacia Bicklig Hall, en el bar de ahí, mientras las mujeres tomaban vodka, Gary sugirió unos “Nip and Hauf”, que es un whisky con media pint de cerveza. Qué locura, en México lo hacemos con tequila y se le conoce como submarinos. Después de una dosis doble de nips, salimos hacia el concierto.

Bickling Hall: lugar que el siglo XV fuera hogar de Ana Bolena, reina consorte de Inglaterra, primera marquesa de Pembroke, segunda esposa del Rey Enrique VIII y madre de la Reina Isabel I, fue la reina consorte más influyente e importante que Inglaterra ha tenido.

La casa y el jardín existen desde el año 1450, cuando fue adquirido por la familia Bolena. Se dice que todos los años, en el aniversario de su ejecución, el fantasma sin cabeza de Ana Bolena llega a Blickling Hall en un coche conducido por un cochero, también sin cabeza.

En 1960 la Fundación National Trust, empezó a trabajar para la restaurar la casa cona un estilo que reflejara su historia. Fueron abiertos nuevamente al público en 1962, bajo el nombre de Blickling Hall, jardín y parque.

Se podía ver que ahí había más locos reunidos que un día cualquiera en una manifestación política

Y por supuesto en el parque es donde se llevaba a cabo el concierto de Ska, con una concurrencia aproximada de unas 7 mil personas. Empezaría el concierto con una leyenda más del Ska Británico: Neville Staple, cantante y percusionista de la también legendaria banda The Specials, con un ritmo de Ska, Reggae, y calipso: Summer Down, Take a Look, Say What You Meen subió los ánimos hasta deleitarnos con canciones clásicas de The Specials: Running Away, Ghost Town y Monkey Man. Dejando el escenario entre aplausos, la histeria era colectiva, hombres con gorros rojos, estilo árabe y uno que otro ataviado con vestido de mujer y botas de minero, pantalones a la pantorrilla, camiseta blanca y tirantes negros; eran las vestimentas esa tarde, se podía ver que ahí había más locos reunidos que un día cualquiera en una manifestación política, todos por la misma causa, ver al representante de la locura en escena, Madness.

Formado en 1976 bajo el nombre de North London Invaders, en un resurgimiento de Ska a finales de los 70`s, junto a The Specials y Bad Manners, Madness, llegaba al escenario de Blickling Hall, con su alineación original después de 35 años de andar brincando por el mundo, con su clásico baile y paso adelante:

Graham McPherson (Suggs): Voz principal

Carl Smith (Chas): trompeta y voz, se unió a principios de los 80`s, después de haber sido un miembro no oficial durante algún tiempo.

Mike Barson (Monsierur Barso): teclado

Chris Foreman (Chrissy Boy): guitarra

Lee Thompson (Kix): saxofón

Mark Bedford (Bedders): bajo

Daniel Woodgate (Woddy): batería

De 1976 a 1978 actuaron también con el nombre de Morris and the Minor, para cambian al nombre de Madness. De ahí la historia sigue hasta nuestros días.

Con un ambiente amigable y la cerveza corriendo por el ambiente se empieza a escuchar un ruido nada peculiar en el escenario y sin previo aviso salen uno tras otro dejándonos verlos ahí, vestidos de trajes obscuros, frente a esas 7 mil personas, entre gritos de la gente. Solamente nos observan. Chas toma el micrófono y nos saluda de la siguiente manera:

Hey you, dont watch that, watch this, this is the heavy heavy monster sound, the nuttiest sound around, so if you`ve come in off the street, and you are beginning to feel the heat, well listen buster, you better start to move your feet, to the rockinest rock steady beat, of Madness…, ONE STEP BEYOND

En su propia traducción al español, en su disco en 1980. fue:

Hey tú, deja todo y fíjate en esto, el sonido guapachoso y bacilón que existe actualmente, si vas por la calle y el cuerpo te pide marchar, no te escapes, escucha y vuélvete loco, al ritmo del rock cañero de Madness…, UN PASO ADELANTE

Y ahí esas 7 mil personas bailaban y brincaban al mismo tiempo, sólo se podía ver una capa de cabezas con gorros y sombreros que coreaban las mismas canciones:

One Step Beyond”, “Clerkenwell Polka”, “Can Keep a Good Time”, Madness”, “Showtime”, “Nigth Boat to Cairo”. Fueron canciones coreadas por todos y parecía que el tiempo no corría, El sonido que tuvimos esa tarde amerita el reconocimiento del grupo que sigue sonando tan fuerte como en sus años mozos. La gente bailaba y nadie se movía de su lugar. Fue cuando después de casi hora y media se despiden de nosotros y nos deleitan con una última canción: “It Must be Love”, se despiden de todos y nos dejan con ganas de verlos de nuevo.

Poco a poco fuimos saliendo del lugar y ya ameritaba seguir la fiesta, ¿dónde? Parar en el primer Pub del lugar y seguir con la tradición, ahora serían un pint de bitter, cerveza oscura, sin burbujas y servida a temperatura ambiente, pero esta vez con unos Jack Daniel`s, para brindar por Motley Crue, quien fue el primer grupo, cuando empezamos esta desenfrenada y loca gira y su influencia Metalera. El siguiente trago fue exactamente igual, para brindar por Mr. Brian Setzer, el que hizo que el Rockabilly revolucionara y le diera paso al Psicobilly, ritmo conocido por toda Europa. El último trago de igual magnitud fue para el gran cierre de la gira, Madness, que han influenciado a tantos grupos alrededor del mundo. Se terminó la gira “Del lado salvaje a la locura”, pero en realidad si lo vemos al revés, es igual de loco que salvaje, donde se empieza es donde se acaba.

Tres grupos igual de prendidos, tres diferentes historias, tres diferentes ritmos musicales, tres leyendas. De regreso al hotel y sin más baterías, empacamos y esperamos a que amaneciera para emprender el camino a casa, Northampton, Londres, México. Qué viaje, qué locura, pero qué gran satisfacción.

Esta vez se trataba de un sueño americano hecho Show, con una de las más grandes historias del Rock and Roll

A mi regreso a México y de paso por Londres, Karin y yo nos detuvimos a ver un show en el West End de Londres. Esta vez se trataba de un sueño americano hecho Show, con una de las más grandes historias del Rock and Roll y las 4 figuras más representativas de la década de los 50`s, y como escenario principal, la pequeña ciudad de Tennesse , Estudios Sun Records junto por única vez, ahí en sus instalaciones a 4 leyendas del Rock and Roll: Carl Perkins, Johnny Cash, Elvis Presley y Jerry Lee Lewis, en la puesta en escena de: “El cuarteto de un Millón de Dólares”, qué show, qué show, grandes personalidades, grandes voces, pero…, esa…, esa es otra historia.

Del lado salvaje a la locura

(From the Wild side to the Madness)

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Cronicas. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Del lado salvaje a la locura

  1. ALE CARRILLO dijo:

    WOOOW! GENTILMENTE MARAVILLOSO!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s