Una noche en la Ópera (A Night in the Opera).

Por: Rico Malváez

Poco a poco fui regresando del país de las maravillas, sin Alicia, sin conejo, sin Sombrerero Loco, sin ningún gato que se perdiera y dejara su sonrisa vagando por el aire, o de un gusano que formara figuras en el aire; no lo necesitaba, tenía mi propio éxtasis, llamado música, sin ningún flamenco que sirviera de palo de cricket o de una cara pintada con picas y diamantes que me siguiera a través de un espejo, sin que viera mi reflejo en aquella habitación de un hotel de Londres y me hiciera dar vueltas, como en un carrusel con una canción que se mezclaba entre la melodía de Alicia, de los “Qué Payasos” y un Hammer to Fall, de “Queen”, que seguía resonando muy duro, como martillo en mi cabeza; ¡qué noche…, qué noche!, y no fue por el whisky o tanto pint de cerveza en aquel bar de remate junto al Dominion Theatre, en el West End, de Londres. Lo que sí tenía en claro fue que me dejé llevar por el éxtasis y el sonido que transmutó el vapor de una noche llena de bohemia, una noche llena de amor, una noche llena musica, una noche llena de Rock, llena de ópera.

Saber que llegué hasta el clímax de un sueño, que estuve en la presencia de la Reina, y no la de Corazones y no la de U.K., sino la del Rock Británico que unió la ópera con el rock, con qué sutileza y agresión compasó aquellas notas y estrofas, que hasta hoy gustan y nadie las va a poder sincopar.

 Regresando un poco en el tiempo, con los boletos en la mano, el de mi novia, dos amigos más (Karin,Niki, Rick) y el mío, frente al Dominion Theatre, ¿ya lo había mencionado antes?, con un poco de frío pero al fin en Londres, Inglaterra, listos para ver la Ópera Rock de Queen: “We Will Rock You”, show que por 10 años ha estado en escena, en el mismo teatro, Freddy, el gran Freddy Mercury, nos estaba esperando, en la marquesina del teatro, con una altura de más de 3 metros y con la mano en alto, como en aquel memorable concierto en Wembley, vestido de pantalón blanco y su peculiar chaqueta amarilla y en la otra mano el atril del micrófono; Freddy, el gran Freddy, siempre seguro y con mirada dominante, sabía que el escenario era de él; así, viendo esa estatua, nos dispusimos a entrar al teatro.

 Sentí esa energía y deseos de gritar “We will Rock You!”

 ¡Qué maravilla!, ¡la guitarra de Brian May en exhibición!, la original, ¡y está frente a mí!, empecé a mirar fotos, posters, discos, camisetas, postales, gente fascinada comprando los souvenirs, llaveros, más discos y más posters y más camisetas, más gente… Las cervezas salieron y no a discreción, parecíamos un batallón dispuesto a acabar con el enemigo.

Enfrente, las chelas, y no faltaba razón para tomar, una música ligera, pero con energía, “Don’t stop me now” y más cervezas corrían. Todos comentaban las canciones que quizá se podrían escuchar esa noche… ¡Esa noche en la ópera!: “Somebody To Love”, “Play the Game” “Another one bites the dust”, entre muchas más canciones, que en un concierto no basta para poder escuchar  todo el material de Queen, pero quizá sí las más importantes y representativas de los Campeones.

Más fascinación, más entusiasmo y más cerveza, no faltaba aquel que buscaba Champagne, aunque yo hubiera preferido un buen caballazo de tequila y una chela para entonarme antes del show, pero qué bueno que no lo hice, porque no me hizo falta. Ok, bueno, aunque la sonrisa salía de todos los rostros, se veía también esa mirada buscando encontrar alrededor al que originó ese carnaval de música y sentimiento, al hombre que nos hizo bailar rock and roll con su “Crazy little thing called love” con el sentimiento de poder escuchar la música de Queen, pero… sin Freddy…, y él sigue ahí, en el Dominion Theatre.

 Aunque yo sí sentí que él estaba ahí y no por las cervezas que ya traía encima, sino por la emoción de escuchar en vivo la música de Queen, con un sonido muy similar al que le diera Brian May, John Decon y Roger Taylor, junto a la voz de Freddy. Sentí esa energía y deseos de gritar “We Will Rock You!”, como lo sintieron miles de personas y lo seguirán sintiendo cada vez que uno llegue a ver el Show que esta noche estaba por presenciar, aunque sé que Freddy cada noche de show llega y se posa en el escenario y hace de las suyas, como siempre, como él acostumbraba a hacerlo.

Asiento 17 de la fila G, casi al centro y pretendiendo hacer un sound check mental, checar las luces, los monitores, tanto de audio, como los de video, donde saldrían los bailarines y los actores. Antes de tomar asiento, vi las marcas del escenario. Qué costumbre tan mecánica, pero qué precisión para poder apreciar un show, lo hice cuando me tocó tomar un escenario con mi banda local de la capital chilanga. Bueno, tercera llamada empieza el show “We Will Rock You”… mi “Noche en la Ópera”.

Tercera llamada: El tiempo de la obra es en el futuro, en un lugar que se llamaba “Planeta”; en todos lados los chicos ven las mismas películas, usan las misma ropa de moda y piensan lo mismo, en el feliz Ga‐Ga Mall, donde está prohibido hacer música (Introducción de Innuendo y Radio Ga Ga), los instrumentos musicales están prohibidos. “Caught in a landslide, no escape from reality” La Resistencia está creciendo, debajo de la ciudad donde viven los Bohemians, rebeldes que creen que hubo una era de oro, donde los chicos creaban sus propias bandas y escribían sus propias canciones, llamándole a esa era “The Rhapsody.

“Open your eyes, look up to the skies and see”.

Una leyenda donde se cree que existen algunos instrumentos musicales y la guitarra del “Dios del Rock” se encuentra en algún lugar, donde se hacían grandes conciertos, puede estar por algún lugar y los Bohemians necesitan un héroe que encuentre la guitarra y la saque de la roca, alguien que se llama a sí mismo “Galileo Figaro” (Ricardo Alfonso).

“He’s just a poor boy. From a poor family”

Los policías de Ga‐Ga mall buscan a Galileo, para llevarlo ante la “Killer Queen”, ¿Quién es Galileo, dónde se encuentra la guitarra y dónde fue ese lugar en el que se hacía Rock en vivo?

“Any way the wind blows”

Con la ayuda de “Scaramouche” (Sara French), y los Rebeldes Bohemians, Brit (Ian Carlyle), y Meat (Rachel John), y un viejo Hippie: Pop (Kevin Kennedy), Galileo escapa de la Killer Quenn (Brenda Edwars) y de Khashoggi (Alex Bourne).

 Actores con gran experiencia en los escenarios londinenses y ganadores del Show Británico de X Factor (Brenda Edwars), hacen junto a la producción de Brian May (Queen), Roger Taylor (Queen) y Ben Elton, un Show que ha permanecido por más de 9 años en los escenarios del Dominion Theatre y ahora en países, como Alemania y la gira por Singapoure hace dos años y en las Vegas también.

Cada minuto pasaba y el deleite iba en aumento: “Innuendo”, “Radio Ga Ga”, “I Want to break free”, “Somebody to love”, “Killer Queen” y “Play the game”, fueron las primeras en sonar majestuosamente, con coros y coreografías del “Ensamble”, bailarines y secuaces a la orden de la Killer Queen, y de la potente voz de Galileo y Scaramouche. La noche sigue, la trama crece y la emoción por seguir escuchando la música va en aumento y es más excitante cada vez. La melancolía llega al recordar a los que se han ido jóvenes, tributo a Jim Morrison, Jimmy Hendrix, Janis Joplin y, por supuesto, a Freddy,: “Under Pressure”, “A Kind of Magic”, “I Want it All”, “Headlong” y “No one But You (Only the God Die Young)”, fueron las canciones que siguieron hasta llegar a “Hammer to Fall”, que fue la que hizo recordar qué tanto duele la cabeza después de una noche de rock y chelas, al más puro estilo británico, “These are the Days of our Lives”, cuando comienza a vibrar el escenario del teatro y emerge, en una pantalla, del fondo de un lago, la imagen de Freddy, como el “Excalibur” del Rock Qué emoción tan grande y qué nudo en la garganta. A punto de gritar se deja escuchar el sonido de la guitarra de Brian May, que aparece de una pared del derruido estadio de Wembley, lugar donde se hacía ¡Rock en Vivo! y al sonoro grito y acorde con las palmas de las manos llega “We Will Rock You: se han liberado los Rebeldes y Galileo es el que todos esperaban para hacer música de nuevo y cantar juntos “We are the Campions”.

Qué éxtasis, cuando volteo me doy cuenta que todo el teatro está de pie y permanecimos así por más de 10 minutos. El show tiene el record de audiencia permaneciendo de pie al final de la obra y ya veo por qué: cuando todo parece que ha terminado empieza a sonar la más representativa canción de la Reina y ahí fue donde me dejé llevar por la emoción y deje escapar un suspiro buscando a Freddy, como casi todos los que estaban esa noche reunidos ahí: “Bohemina Rhapsody”, Galileo, Scaramouche y Killer Queen, junto a los rebeldes y el ensamble, cantan juntos hasta el final de la Obra.

 Que éxtasis, cuando me volteo me doy cuenta que todo el teatro está de pie

 Qué noche, el mejor show que he visto hasta ahora. En ocasiones especiales, como el 8° aniversario de la obra, aparece Brian May del piso del escenario tocando los acordes y requintos de Bohemian Rhapsody junto a Roger Taylor.

Qué suerte sería regresar a ver el show y conocer en persona a estas estrellas del Rock Británico.

Con una emoción hasta el cuello y con un mareo, no por la cerveza, sino por la adrenalina de esa noche y con mi playera del espectáculo, que tuve que comprar para mi pared de trofeos, salimos del teatro y nos dirigimos a un bar, cruzando la avenida, sólo para refrescarnos un poco y poder comentar la obra. Cada vez que se abría la puerta volteaba a ver si alguien que hubiera estado en el escenario cruzaba por ahí para platicar, pero nadie entró, sólo más gente con sus playeras del show y con la misma idea de ver a alguien conocido por esos lugares.

Por eso ahora que me asomo por la ventana de este cuarto de hotel, en el West End de Londres, alcanzo a ver la figura de Freddy, en la marquesina del Dominion Theatre, entre camiones de doble piso y gente transitando, alrededor de él, como testigo que sigue esperando que más gente lo vaya a ver en las noches y lo aplauda, como yo.

 

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Cronicas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s