Las tres cartas (Primera carta)

Por: Rico Malvaez

Una noche de melancólica sonata, de brisa acompañada

Dibujaba en las olas la silueta de una sombra conocida,

Cómo se movía caprichosa aquella sonata entre las olas,

Cómo dibujaba aquella sombra, aquella sombra conocida.

De un vaivén en una canción que me decía:

“a dónde irá después del mañana, sin abrigo,

Sin cansancio, sin hambre y sin destino”.

Qué noche tan tranquila, qué noche tan intensa,

Qué noche tan callada, qué noche tan inmersa.

Qué profunda canción se mece entre las olas

Que me canta muy despacio y con viento muy sereno

Menciona ahora mi nombre y con canto que aquí tengo,

Ve hacia el cielo con mi más viejo anhelo.

Te llamé un día diciéndote “te quiero”.

Mas nunca pensé que eso sólo fuera un sueño,

Ayúdame a despertar, ya no quiero llorar

Por aquel bello recuerdo, ya quiero despertar.

Esta carta que escribo es sólo una carta más

Que dedico a ti. Con mi alma… sin pesar.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Poesia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s